LA BAJA POR DEPRESION

Con este artículo vamos a intentar resolver muchas de las dudas que tenéis cuando por desgracia os encontráis ante una baja por depresión.
A modo de ejemplo: el médico de cabecera te da la baja por depresión, ansiedad o cualquier otra enfermedad de tipo psicológico. En principio sería una baja por contingencias comunes, concretamente por enfermedad común por no ser en teoría una enfermedad profesional ni un accidente de trabajo. Entonces la mutua de trabajo te llama a revisión médica y ésta te cuenta la causa de tu problema psicológico. Por ejemplo, estar sometido a proceso de acoso laboral. Supongamos que el médico de la mutua de trabajo te dijera: “usted no tiene un problema psicológico sino un problema laboral”; con el objetivo de presionarte para que pidieras la alta voluntaria a tu médico de familia. También el médico de la mutua de trabajo incluso podría solicitar al sistema público de salud que te diera el alta, aunque esta propuesta tendría que ser motivada.
Pues bien, hay que aclarar que la depresión es una enfermedad. Lo que significa estar de baja o tener una Incapacidad Transitoria por contingencias comunes porque hay un médico de familia que ha certificado que tú tienes una enfermedad que te impide trabajar, sea cual sea la causa de esta enfermedad. Es decir que cuando un trabajador está de baja por enfermedad común solo tiene que “justificar” que está enfermo y eso lo tiene justificado de la única forma posible y suficiente, que es el parte de baja. No necesita más. No tiene que justificar que la enfermedad no haya sido por su culpa o que no haya sido por culpa de la empresa o que sí que lo haya sido. La causa de la enfermedad es indiferente en lo que respecta a la incapacidad de trabajar, que es el hecho que justifica la baja.
Por tanto, si el médico de la mutua de trabajo te dijera que no tienes un problema psicológico sino un problema laboral en realidad no estaría diciendo que tú no estuvieras enfermo e incapacitado para trabajar, porque eso solo lo podría decir el médico de familia. Todo lo contrario: estaría diciendo que la causa u origen de esa enfermedad sería el trabajo, con lo que estaría reconociendo que se trataría de una enfermedad profesional o accidente de trabajo y por tanto de una baja por contingencias profesionales. Es decir que el acoso causa la enfermedad psicológica y esa enfermedad psicológica causa la incapacidad para trabajar. Lo que no puede discutir el médico es que estés enfermo e incapacitado para trabajar, porque eso ya lo ha dicho tu médico de familia. Ahora bien, si quiere discutir que la baja sea por contingencias profesionales en vez de comunes, que lo haga si quiere. Pero entonces pagaría la mutua tanto la baja como el tratamiento médico.
En resumen, decir que no tienes un problema psicológico sino un problema laboral no tiene fundamento alguno. Si tienes un problema laboral que te causa un problema psicológico entonces lo que tienes es unacontingencia profesional, por definición. La depresión no es una enfermedad profesional oficial por la sencilla razón de que no está en el cuadro oficial de enfermedades profesionales. Pero la depresión sí que puede ser un accidente de trabajo, en cuyo caso la baja también sería por contingencias profesionales. Porque así está contemplado en el art.156 LGSS, que indica los tipos de accidente de trabajo y uno de ellos es las enfermedades no profesionales “que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución del mismo.”
Por tanto, si a causa del trabajo tuvieras una depresión o cualquier enfermedad psicológica o de cualquier tipo no reconocida como profesional que te impidiera trabajar, entonces la baja no sería por contingencias comunes sino por contingencias profesionales. Otra cosa sería que te interesara o no te interesara iniciar el proceso para cambiar de contingencias comunes a contingencias profesionales, cosa que dependería del caso particular. Para ello tienes a tu disposición el servicio jurídico del Sindicato para asesórate. Hay que tener en cuenta que de baja por contingencias comunes se cobra menos que por contingencias profesionales, también por contingencias profesionales podría dar lugar a reclamación de indemnizaciones
También podríamos tener el caso de que la causa de la enfermedad psicológica del trabajador estuviera fuera de la empresa. Por ejemplo, un fallecimiento o enfermedad muy grave de un pariente muy cercano como el cónyuge o un hijo. Supongamos que un médico de la mutua de trabajo te dijera que no tiene un problema en la empresa sino un problema externo y que por tanto no hay razón para que estés de baja. Todo lo contrario que en el caso anterior. Es decir que el médico de la mutua de trabajo te habría dicho que si la causa estuviera en el trabajo entonces no tendrías por qué estar de baja porque no tendrías un problema médico sino un problema de trabajo; pero si estuviera fuera del trabajo entonces te habrían dicho que no tendrías que estar de baja porque no tendrías un problema de trabajo sino un problema personal.Como es obvio este “razonamiento” tendría el mismo nivel que el anterior porque de nuevo se repite que la baja solo se justifica en la existencia de una enfermedad psicológica que impide trabajar, sin importar nada la causa. La causa solo importaría para el tipo de baja pero no para el propio hecho de la baja. Es decir que si la causa no estuviera en la realización del trabajo sería una baja por contingencias comunes y si estuviera en la realización del trabajo sería baja por contingencias profesionales. Pero baja en ambos casos, es decir enfermedad en ambos casos, esto es así porque el que determina la baja médica es el médico de familia a través de un parte de baja médica.
ATES SAM

Deja una respuesta