Medidas laborales adoptadas por el gobierno a raíz del coronavirus (ERTEs)

Estimados compañeros, como sabréis por los medios de comunicación, se han aprobado una serie de medidas de carácter económico y laboral ante el impacto económico que va a suponer el COVID-19 (Coronavirus). Medidas que se han recogido en el Real Decreto 8/2020 publicado el 18 de marzo y cuyas medidas que afectan al ámbito laboral os venimos a sintetizar, en la medida de lo posible, a continuación:

Medidas excepcionales en relación con los procedimientos de suspensión de contratos y reducción de jornada (ERTEs).

El Real Decreto de medidas establece que las suspensiones de contrato y reducciones de jornada que tengan su causa directa como consecuencias del COVID-19 darán acceso a la prestación de desempleo (paro) aunque el trabajador no haya alcanzado el periodo mínimo de cotización para poder tener acceso a dicha prestación de desempleo, y que durará lo que dure la aplicación del ERTE.

Igualmente, se establece que dicho acceso a la prestación de desempleo no afectará ni reducirán una hipotética prestación de desempleo futura, es decir, no se nos descontaría el tiempo en que hemos recibido la prestación de desempleo durante el ERTE en caso de que nos despidiesen y tuviésemos que solicitar el paro en un futuro.

Recordamos que dicha prestación por desempleo durante lo que dure el ERTE será del 70% de la media de nuestra base reguladora de la nómina durante los 180 días anteriores. Ejemplo, si cobramos 1.300.-€ la prestación durante el ERTE sería de 910.-€ (70% de 1.300.-€).

Igualmente, este periodo de tiempo durante lo que dure el ERTE seguirá computando a efectos de cotización en nuestra vida laboral, como pueda ser de cara a una jubilación futura.

Solicitud de prestaciones por desempleo fuera de plazo.

Dado que no se permite la circulación y las oficinas de empleo público se encuentran cerradas por las medidas del COVD-19, siendo que no es posible solicitar la prestación por desempleo presencialmente, el mismo se podrá pedir telemáticamente o bien solicitarlo una vez pase el tiempo de estado de alarma y cuya petición tendrá efectos retroactivos.

Es decir, que si ahora no podemos solicitar la prestación de desempleo por estar las oficinas cerradas y no poder salir de casa, cuando se permita la circulación y vayamos a pedir el desempleo recibiremos las prestación por desempleo con efectos desde que nos aplicaron el ERTE y no desde que la solicitemos. Séase, tendrá efectos retroactivos.

Derecho de adaptación del horario y reducción de jornada.

Se ha establecido que los trabajadores que acrediten deberes de cuidado respecto del cónyuge o pareja de hecho, así como respecto de los familiares hasta el segundo grado, tendrán derecho a acceder a la adaptación de su jornada y/o a la reducción de la misma, cuando concurran circunstancias excepcionales relacionadas con las medidas adoptadas por el Gobierno frente al COVID-19.

Se entiende que concurren dichas circunstancias cuando sea necesaria la presencia de la persona trabajadora para la atención de alguna de las personas indicadas que, por razones de edad, enfermedad o discapacidad, necesite de cuidado personal y directo como consecuencia directa del COVID-19.  Y siempre se considerará que  concurren circunstancias cuando existan decisiones adoptadas por el Gobierno relacionadas con el COVID-19 que impliquen cierre de centros educativos o de cualquier otra naturaleza que dispensaran cuidado o atención a la persona necesitada de los mismos. También cuando la persona que hasta el momento se hubiera encargado del cuidado o asistencia directos de los familiares indicados no pudiera seguir haciéndolo por causas justificadas relacionadas con el COVID-19.

El derecho a la adaptación de la jornada podrá referirse a la distribución del tiempo de trabajo o a cualquier otro aspecto de las condiciones de trabajo, cuya alteración o ajuste permita al trabajador dispensar la atención y cuidado al familiar. Puede consistir en cambio de turno, alteración de horario, horario flexible, jornada partida o continuada, cambio de centro de trabajo, cambio de funciones, cambio en la forma de prestación del trabajo, etc.

La reducción de jornada especial deberá ser comunicada a la empresa con 24 horas de antelación, y puede alcanzar el cien por cien de la jornada si resultara necesario.

No obstante lo anterior, recordamos que cuando se produce una reducción de jornada se produce una reducción del salario en proporción a la reducción de jornada.

En párelo, os informamos que dicho paquete de medidas toca otros aspectos como son la garantía de suministro de agua y energía a consumidores vulnerables o la Moratoria de deuda hipotecaria para la adquisición de vivienda habitual. Temas que, si bien por tratarse de temas que no son puramente laborales, no vamos a tratar, sí que os indicamos que estamos a vuestra disposición por si tenéis dudas sobre estas u otras medidas de ayuda.

Os recordamos que en el caso de que os fuesen a notificar la aplicación de un ERTE no dudéis en poneros en contacto con nosotros para que os asesoremos y verifiquemos que todo se ajusta a la legalidad y a vuestros derechos.  Estamos a vuestra disposición así como nuestro servicio jurídico.

Os mantendremos informados de cualquier novedad de relevancia.

Sindicato ATES-SAV