Qué puede y qué no puede hacer un vigilante de seguridad

¿Un vigilante de seguridad es efectivo ante el robo?

Todos los elementos que podamos utilizar y que puedan ser de ayuda frente al robo son útiles. Pero conviene conocer sus funciones y características para evaluar qué papel tendrán. En el caso de los vigilantes de seguridad la ley tiene bien tipificadas sus actuaciones.

Qué puede y qué no puede hacer un vigilante de seguridad

Hay algunas acciones que un vigilante de seguridad no puede hacer porque son ilegales. Lo establece el artículo 32 de la Ley 5/2014 de seguridad privada. Veamos algunos casos a modo de ejemplo:

El vigilante de seguridad puede detener a una persona solo el tiempo mínimo indispensable para avisar a la policía. Serán las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado las que se encarguen de identificarlo. Esta detención se entiende como la privación de libertad deambulatoria y siempre tiene que estar relacionada con el intento de comisión de delito sobre las personas o bienes objeto de su vigilancia y protección.

El vigilante de seguridad no podrá interrogar a las personas que hayan cometido un delito in fraganti, pero sí podrán anotar sus datos personales para comunicarlos a las autoridades. Por lo tanto, nadie está obligado a responder a las preguntas que realice el vigilante de seguridad.

El vigilante de seguridad tampoco puede registrar nuestras pertenencias excepto si la persona accede a ello. Si la persona se niega, son las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado las únicas que pueden hacerlo. Si el vigilante de seguridad arrebatara las pertenencias a una persona para registrarlas, la personas podría avisar a la policía y reclamar al centro.

El vigilante de seguridad no puede cachear a nadie sin el consentimiento previo. Hay la excepción en el caso de que hubiera peligro para la integridad física del vigilante de seguridad. El vigilante podrá realizar cacheos por personas del mismo sexo.

Los vigilantes de seguridad pueden controlar la identidad de las personas que quieran acceder al establecimiento, sin retener la documentación personal. Si las personas se niegan a identificarse o a controlar sus objetos personales, podrá negarse la entrada o acompañados a abandonar el inmueble de su protección.

Todo lo que no sea dentro del recinto donde el vigilante ejerce su trabajo está fuera de su competencia. Por lo tanto, las zonas comerciales peatonales o la vía pública, por ejemplo, si no ha sido contratado para trabajar en esas zonas. Es competencia de las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado y los vigilantes son únicamente colaboradores de la policía.

Y por último, todos los vigilantes de seguridad deben llevar la tarjeta de identificación profesional (TIP), en caso de no llevarla o no querer mostrarla, puede ser avisada la policía.

 

Deja un comentario